El baño, a pesar de ser una acción bastante rutinaria, es un momento placentero, en ese lugar te despiertas y te preparas para comenzar el día o terminarlo, es por eso que vale la pena convertir la experiencia del diario en algo relajante.

Al momento de decorar el baño es muy importante tener en cuenta que este debe ser un espacio sin excesos. Estudios realizados indican que mientras más elementos que causen distracción entren por la vista, menos relajado estará el individuo. Es por ello que la habitación de baño debe estar constituida por colores suaves y evitar mobiliarios muy llamativos.

 

Nosotros asociamos los colores con estados de ánimo diferentes. Al elegir los colores que desees incorporar en tus cuartos de baño hay que tomar en cuenta el estado de ánimo asociados con cada matiz.

– Los blancos y cremas se asocian con la paz, la sencillez y la limpieza.

– El azul se asocia con decisión, calma y serenidad, paz y tranquilidad.

– El violeta se asocia con la belleza y la inspiración.

– El  verde se asocia a la tranquilidad, la salud y el equilibrio.

Igualmente es importante tomar en cuenta el espacio del que disponemos, debería ser amplio o estar libre de cualquier exceso. Utilizar solamente aquellos muebles que sirvan estrictamente para la función del ambiente.

 

Agregar plantas al cuarto de baño ayuda a crear un ambiente relajante. Las plantas de interior ayudan a tener un cuarto de baño saludable que le permite respirar mejor y apreciar la sencillez y la belleza. Algunas plantas que funcionan bien en los baños son:

– Evergreen Chinese

– Variedades de bambú

– Plantas de araña

– Violetas africanas

– Plantas de serpiente

– Plantas de Aloe Vera.

Si no quieres asumir la responsabilidad de cuidar de plantas reales, las plantas de imitación son una alternativa sencilla que aún puede proporcionar un ambiente relajante.

Ajustar la iluminación puede ser tan fácil como cambiar tus focos o puedes instalar un regulador de intensidad, esto te permitirá ajustar la iluminación del cuarto de baño en función a tus necesidades.
Invierte tiempo en tu espacio.

-Tira lo que ya no uses, ver botellas vacías y productos de hace años todavía ahí puede ser bastante deprimente. Lo que ya no uses tíralo y busca un organizador adecuado para poner tus productos.

-Mantén la regadera limpia, ver manchas de jabón en las paredes y el suelo no es nada reconfortante. Date tiempo de lavar la regadera una vez a la semana o utiliza un limpiador de uso diario, esto te ayudará a mantenerla impecable.

-Aprovecha la aromaterapia, vierte un poco de aceite de esencias en la esquina de la regadera, el agua caliente lo llevará hasta el aire. Puedes utilizar diferente aromas para cada temporada, busca uno de lavanda para conciliar el sueño, vainilla para relajarte, cítricos para energizarte y romero para destapar las vías respiratorias.

-Utiliza un aceite hidratante después del baño, aprovecha para dar masaje a tu cuerpo

 y dejarlo mucho más suave.

-Elige una buena esponja para limpiar tu cuerpo, ya sea un guante exfoliante, una toalla o un cepillo de cerdas naturales.

-Si quieres añadir algo más a esta experiencia pon música relajante o prende unas velas

 

Sin embargo, lo más importante es crear un ambiente acogedor, que sin lugar a dudas te permitirá experimentar una sensación verdaderamente única y placentera, sin necesidad de acudir a un Spa.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *