Mantener tu casa limpia es algo relativamente sencillo. Sin embargo mantenerla desinfectada no lo es ya que al contrario de la suciedad, las bacterias no se ven.

Para brindar a la familia una red de protección adecuada, la primera línea de defensa deben ser la limpieza y desinfección periódicas. Hasta las medidas más simples como el sencillo acto de lavarse las manos es lo primero que debe hacerse. La limpieza periódica de las superficies de la cocina no es menos importante. La mejor protección para reducir la cantidad de gérmenes en el hogar son los productos especialmente diseñados para áreas específicas.

Los lugares donde se juntan más cantidad de bacterias son la cocina y el baño, por ende, en fabrè te ofrecemos algunas recomendaciones para mantenerlos desinfectados de manera simple y rápida.

 

Recomendaciones para mantener desinfectada la cocina

1. Mantén la mesa lo más limpia posible, libre de artefactos, vajilla u otros utensilios. Pasa un trapo con cloro cada vez que termines de lavar todo. Pasa este trapo también por la llave, el fregadero y las paredes.

2. Lava el piso al menos tres veces por semana también con cloro y pon en remojo una vez por semana, las esponjas y trapos, también con un chorrito de cloro. La tabla para cortar también suele contener muchas bacterias porque allí se cortan muchos tipos de alimentos, por eso es bueno sumergirla por un rato en agua con cloro cada dos o tres usos.

3. Para secar… utilice toallas de papel desechables o trapos que puedan lavase en lavadora, desinfectarse y volver a utilizarse.

4. Utilice  cloro y productos antibacteriales. Se pueden utilizar en cualquier superficie del hogar: las de la cocina, el lavabo, los azulejos del baño, los pisos y hasta los juguetes

5. Guarda las comidas cocindas y no cocidas por separado en el refrigerador. Descongela la carne en el cajón inferior, de modo que el jugo de la carne no gotee sobre los demás alimentos.

6. No utilices la misma tabla de picar para alimentos crudos y cocidos.

7. Limpie bien la tabla de picar: no basta con pasarle un trapo, ya que las bacterias quedan y reproducen. Lávela bien con detergente.

 

Las zonas de alto riesgo de un hogar son el baño y la cocina, por eso limpiar con un producto que asegure la desinfección es muy recomendable para incrementar los márgenes de seguridad frente a infecciones. También, si en el hogar hay niños, personas mayores, enfermos y/o mascotas los riesgos son mayores y hay que extremar el cuidado en la desinfección.

Antes de aplicar cualquier sustancias a los muebles, tarjas, mesas o electrodomésticos, consulta con un especialista para asegurar que no los dañarán.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *